Posts etiquetados ‘Barcelona’

Ayer se cumplió un mes desde que escribí mi último artículo en Ideas Efímeras. Si no me equivoco, es el periodo más largo sin actualizar este blog y me muero de remordimientos.

No ha sido una decisión premeditada. Me he pasado todos los días por aquí, aunque sin la motivación suficiente como para lanzarme a opinar sobre los temas que me interesan. Y todo esto, sorprendentemente, en un momento en el que sobran cuestiones a las que dedicar mi tiempo.

Me sigue interesando la política, aunque no me he ocupado del fin de la campaña electoral y de los no tan sorprendentes resultados en las elecciones autonómicas y municipales del pasado 22 de mayo. Me podría haber ocupado de las “primarias” del PSOE o de la llegada al poder en Cantabria de Ignacio Diego.

Un poco más farragoso pero también interesante hubiera sido comentar la situación de Grecia, un país acosado por la Unión Europea y por un Fondo Monetario Internacional que ha tenido que cambiar de director gerente porque, supuestamente, el “socialista” francés Dominique Strauss Kahn no supo “controlar sus impulsos”.

Las movilizaciones ciudadanas que se han producido en España desde el 15-M y que se siguen extendiendo cuentan con mi simpatía y con mi apoyo, de momento, incondicional.

Me preocupa el Racing de Santander, he disfrutado con el sexto Roland Garros para Rafa Nadal y con el segundo Giro de Italia para Alberto Contador. Reconozco que la cuarta Champions League para el Barcelona de Guardiona me motiva un poco menos.

Música, cine, televisión o redes sociales. Ni la mal llamada crisis de los pepinos me ha hecho saltar del sillón para salir de mi ostracismo.

Y lo hago hoy, en la jornada en la que se conoce al nuevo Ejecutivo autonómico de la tierruca y en la que se celebra el Debate sobre el Estado de la Nación porque estoy HARTO de una nueva “moda”. Me he cansado de oír hablar de la maldita austeridad.

Y es que esta palabra se ha impuesto en el vocabulario actual. Ahora todo es austero: las tomas de posesión, los gobiernos, las medidas económicas, los discursos, el catering… Hablan tanto de la austeridad que han desgastado el término, lo han vaciado de contenido y se ha convertido en un concepto absolutamente estéril.

Para la RAE, ser austero significa “ajustarse a las normas de la moral, ser sobrio, sencillo y sin ninguna clase de alardes”, pero también en el diccionario leemos que la austeridad es “una mortificación de los sentidos y de las pasiones, algo agrio,  áspero al gusto, mortificado y penitente”.

Que no nos engañen. La buena administración de los recursos públicos es una obligación para la clase política. Encontrar las soluciones a nuestros problemas y no generarnos más de los que ya tenemos es su trabajo.

No podemos pagar sus errores.

Anuncios

Hegemonía culé

Publicado: 30 noviembre, 2010 en Deporte, Fútbol
Etiquetas:, , , , , ,

Tantas semanas hablando de ello, y al final, no hubo partido. El ‘Clásico‘, como los cursis llaman ahora al BarçaMadrid, duró diez minutos como mucho. Lo que tardó Xavi en hacer el primer gol de la noche. La diferencia en juego y en actitud fue tan grande que los hombres de Mourinho quedaron en ridículo. Por bocazas.

Si se trataba de decidir la hegomonía del fútbol mundial, la cosa no tuvo color: El Barcelona es el mejor equipo del Siglo XXI. El estilo de juego, la concepción futbolística, la filosofía  de los culés está, hoy en día, a años luz del macroproyecto de Florentino Pérez. Un nuevo fracaso para el empresario.

Víctor Valdés, Gerard Piqué, Carles Puyol, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Pedro Rodríguez, Leo Messi, Bojan Krkic, Jeffren Suárez o Pep Guardiola son producto de La Masía. Comparten una idea, un sentimiento. Anoche dieron una exhibición, cada cuál en su parcela. Las combinaciones, los desmarques, la agresividad que demostraron durante todo el partido fue demasiado para un Madrid que había dejado buenas sensaciones en este inicio de campeonato.

La diferencia fundamental entre Messi y Cristiano Ronaldo está en que el argentino cuando no marca, asiste. No protesta, no hace gestos a la grada, no es tan mediático, pero sí mucho más efectivo. Podríamos decir lo mismo de Guardiola y Mourinho. Representan dos modelos muy diferentes, interesantes ambos, pero con una distinción: El respeto hacia el adversario. El Barça hizo ayer su fútbol. El Madrid no fue capaz de tirar ni un contraataque con peligro.

¡Y que decir de Xavi! Si alguien tenía dudas, en este último partido demostró por qué debe ser el Balón de Oro en 2010. Es el líder moral del campeón de Liga y Copa, el cerebro de la Selección campeona de Europa y del Mundo. Juega como nadie. Dirige, toca, reparte. No falla nunca. Y a veces marca, como ayer. Un fenómeno que está cerca de ser el mejor jugador español de la historia. Su fútbol elegante y elaborado es único.

Nos toca escuchar mucho lo de la manita. Ha sido un resultado que pasará a la historia del fútbol en nuestro país. ¿Queda Liga? Habrá que ver. Ayer no todo fue el resultado. También hay que saber perder, y ahí, el Real Madrid decepcionó aún más que con su juego. Las tanganas, las protestas, las tarjetas, las agresiones de Sergio Ramos antes de finalizar el encuentro dejaron muy mal sabor de boca a los aficionados madridistas.

La prepotencia con la que se ha empleado el club blanco durante los últimos años está haciendo que cada partido fuera de casa se convierta en una tortura.  El Madrid ha ganado fans en Asia y los ha perdido en Soria. Los niños son ahora del Barça.

Dos apuntes extra-futbolísticos antes de acabar. Por un lado, el árbitro. No confiaba en Iturralde González. Un colegiado al que le gusta generalmente convertirse en el foco de atención. Ayer no fue el caso. Hizo un buen partido. Tuvo errores, pero no determinantes. Dejó jugar y aplicó bien la ley de la ventaja. Habló con los jugadores y trató de templar los ánimos.

Por otro lado, quería hablar de la retransmisión. En mi opinión, fue muy mala, lenta. El realizador se perdió en planos cortos, repeticiones a cámara super-lenta incluso con el balón el juego. El Barça juega demasiado rápido como para perderlos de vista. Que se lo digan a los centrales del Madrid.

Vi el Barcelona-Real Madrid en una sala de cine. La experiencia fue interesante, aunque un poco descafeinada porque el público no está acostumbrado a gritar en un lugar como ese. Faltaron aplausos, ruidos, risas y lágrimas. Aunque lo que quedó claro es que este Barça tiene un juego que parece ciencia-ficción.

Una recomendación: No veáis la gala de los Oscars de este año. El premio a la mejor dirección será  para Pep Guardiola. El de mejor actor protagonista para Xavi Hernández.