Posts etiquetados ‘Cristiano Ronaldo’

España es un país de forofos, en el que el ruido que se genera sobre un tema de conversación es inversamente proporcional a la importancia del mismo.

Vivimos en un estado en el que los jueces son conservadores o progresistas, los políticos son fachas o rojos, y en el que los ciudadanos o estamos con los sindicatos o apoyamos a la patronal. No hay término medio.

Muchas encuestas nos hacen elegir. ¿Qué somos? ¿Españoles? ¿Catalanes? ¿Vascos? ¿Gallegos? ¿Cántabros? ¿Ni una cosa ni la otra?

Estamos en un país en el que la escala de grises desaparece. Todo es blanco o negro. No podemos cuestionar la Ley de Partidos aunque nos parezca injusta y desproporcionada, porque nos acusarán de cómplices del etarra Troitiño. Y claro, nadie quiere ser amigo de Josu Ternera o de Arnaldo Otegui en estos tiempos.

Simplificamos.

Es difícil ser del Madrid y disfrutar del juego del Barça. Hoy que hay clásico, menos. Los madridistas no podemos pensar que Xavi, Iniesta o Puyol son excepcionales en lo suyo. Tenemos que defender a Cristiano Ronaldo y a Mourinho aunque no nos apetezca.

Nos gusta gritar y llevar la razón. Pocas veces nos paramos a escuchar, y casi nadie cambia de opinión por más argumentos que aportes para ello.

Defender una opción te sitúa en una trinchera insalvable. O estás conmigo, o estás contra mi. Compramos el periódico que encaja ideológicamente con nuestros postulados. Los demás, mienten. Nadie apenas se plantea el sano ejercicio de leer lo contrario a lo que piensa. A veces, lo prometo, algo tan sencillo te aporta puntos de vista distintos.

Vivimos en un estadio de fútbol.

Estamos acostumbrados a buscar culpables, para todo. Rara vez nos acordamos de buscar soluciones, que es lo que necesitamos.

Mucho ruido y pocas nueces, en definitiva.

Anuncios

Han pasado muchos años, casi dos siglos, desde que el mítico Mariano José de Larra escribiera su famoso artículo titulado como este post en su honor. Se trata de un texto que recomiendo especialmente, porque continúa vigente hoy en día. De plena actualidad. Cada vez más, de hecho.

Llevo un mes, aproximadamente, en el que me siento como monsieur Sans-délai, el protagonista de la anécdota que nos ocupa. Un mes acordándome de Fígaro. Dándome de cabezazos contra el muro de la burocracia. Un “vuelva usted mañana” pronunciado por Jefes de Gabinete, Responsables de Prensa y Directores de Comunicación. Todos con mayúscula, por supuesto. Con su despacho, con su sueldazo y con muy poco que hacer durante su jornada laboral. Significativo.

Hoy en día, concertar una entrevista con cualquier personaje (relevante o irrelevante) del mundo social, político, económico o judicial de Cantabria se convierte en una lucha sin tregua contra un entramado administrativo formado por “periodistas” que se convierten en los perros guardianes de sus despreocupados jefes. Filtran, seleccionan, eligen.

No solo políticos. Empresarios, sindicatos, ONGs, organizaciones de todo tipo y condición cuentan con, al menos, uno de estos entrañables personajes.

He asistido últimamente a varias ruedas de prensa en las que la presencia del personal de los departamentos de comunicación implicados era más amplia que la de profesionales enviados por los medios para cubrir el acto.

El caso es que llevo un mes, como os decía, tratando de concretar una hora, un día. Una entrevista. ¡Nada especial! No estamos hablando ni de Barack Obama, ni de Benedicto XVI, ni de Cristiano Ronaldo. Hablamos de un personaje más terrenal, más cercano. Tangible.

En estos momentos, después de llamadas, mensajes SMS, correos electrónicos, conversaciones informales… no sé hasta qué punto del entramado he conseguido llegar. No sé si la persona aludida conoce mi propuesta. Lo dudo.

La respuesta, la del título: VUELVA USTED MAÑANA. Excusas, evasivas o retrasos.

No conozco el motivo. Los responsables de prensa pueden considerar que la emisora en la que trabajo no es un medio afín. O que piensen que no soy un periodista digno para realizar la entrevista. Puede que no sea el momento. Da igual. ¡Lo que sea! Sin respuesta.

Siempre vuelvo a la carga con el mismo argumento: La negativa no es a mi o a mi emisora. La falta de respeto se la realizan a nuestros oyentes, a los que se les niega la posibilidad de escuchar al protagonista. Su mensaje, sus argumentos.

Hace unas semanas, la Defensora del Lector del periódico EL PAÍS,  Milagros Pérez Oliva, reflexionaba en un artículo sobre el papel que juegan y que deberían jugar los periodistas en los departamentos de comunicación. Firmo sus palabras y os dejo el enlace.

Por suerte, tengo en casa la antología con los mejores artículos de Mariano José de Larra. Una obra de referencia que compré en el Rastro de Madrid por cinco míseros euros y que me permite mantener el sentido del humor.

Que lo sepan: SEGUIRÉ INSISTIENDO.