Posts etiquetados ‘PP’

Perdemos todos

Publicado: 7 noviembre, 2011 en Comunicación, Política
Etiquetas:, , , , , ,

El debate 2011

Mi abuela, de 89 años, una lucidez aplastante y votante socialista desde que la dejaron participar en unas elecciones democráticas me dijo el otro día, muy seria, mientras veíamos el Telediario: “Rubalcaba es muy viejo para ser Presidente del Gobierno. Lleva mucho tiempo en política y la gente le conoce demasiado”. Una reflexión irrevocable, visto lo visto.

Desde que Zapatero decidió inmolarse “por el bien de España”, según sus propias palabras, el PSOE apostó únicamente por salvar los muebles, con escaso éxito. Con la lógica del que se sabe perdedor, sus dirigentes cedieron el bastón de mando a un Rubalcaba que en las últimas dos legislaturas ha sido portavoz parlamentario, ministro del Interior y vicepresidente. A esas responsabilidades de Gobierno hay que sumar las que acumuló en los ejecutivos de Felipe González.

Demasiada historia a sus espaldas. El candidato socialista se ha ganado a lo largo de su trayectoria política una fama de negociador experto, hábil y taimado. Rubalcaba comunica bien, mide sus palabras y tiene argumentos de sobra para afrontar con garantías un debate televisivo. Salvo hoy. Acostumbra a sorprender a sus adversarios políticos con un as en la manga, pero en esta ocasión, sus comodines no han funcionado.

Un personaje como él, con detractores poderosos y con un pasado político muy recurrente, no puede presentarse ahora como el aire fresco que buscan los españoles, como el cambio que reclama el país, como la única esperanza de la izquierda. Rubalcaba afronta el último tramo de su carrera política con las cartas marcadas, con una derrota electoral que él mismo da por segura, y con una militancia socialista que se ha rendido hace tiempo.

El debate que se ha celebrado esta noche en televisión no sirve para nada. Es más de lo mismo. Desde que se confirmó oficialmente la confrontación de los dos únicos representantes políticos que pueden llegar a La Moncloa el próximo 20-N, los medios de comunicación insisten en destacar el despliegue mediático que se ha producido. El número de periodistas acreditados, los asesores, el coste de la realización, el reparto de minutos, los temas a discutir. También se hablará de audiencias.

Nada. Todo humo. Un entretenimiento innecesario. El impacto de este debate entre los votantes será ínfimo. Los problemas de España son los mismos. Ningún candidato con opciones reales nos ofrece soluciones. Si soy sincero, creo que tampoco las aportan los que no tienen posibilidades de influir en el Congreso de los Diputados. El panorama es desolador.

Mariano Rajoy conseguirá en unos días un resultado histórico para su partido, que acumulará todo el poder institucional con una oferta pírrica. Una oposición de perfil bajo, una campaña sin grandes errores y el harakiri socialista llevarán al gallego hasta el ansiado Gobierno. ¿Después? La incógnita más absoluta. La conclusión es que perdemos todos.

Anuncios

Faltan poco más de 24 horas para que acabe la campaña electoral más mediocre que recuerdo. A falta de dinero que comprometer en promesas, los partidos políticos hegemónicos han demostrado también una ausencia total de proyecto. En el peor momento, la clase política se ha quedado sin ideas.

Por suerte, la sociedad no ha dicho todavía su última palabra. La movilización ciudadana que se ha producido a partir de la manifestación del pasado 15 de mayo exigiendo ‘Democracia Real Ya’, y que tiene a los descontentos, a los cabreados, a los indignados, a los parados, a los estudiantes, a los jubilados, a los pensionistas, a los desahuciados, a los hombres y mujeres de nuestro país tomando las calles y las plazas públicas, supone un cambio radical en nuestro panorama.

Por fin protestamos. Exigimos responsabilidades. Gritamos contra las injusticias. Tanto hablar de la primavera árabe, y mira tú por dónde: Tenemos nuestra propia revolución.

Los políticos de uno y otro partido no lo ven, no lo entienden. Los medios de comunicación van a rebufo. Les hemos estropeado sus magníficos informativos dedicados a la propaganda electoral. Los tertulianos dicen una tontería más grande a cada minuto que pasa.

Acusan al movimiento que ha surgido estos días de falta de propuestas. Se vuelven a equivocar una vez más pero, yo pregunto: ¿Qué medidas han tomado los ayuntamientos, las comunidades autónomas, el Gobierno central, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional o el G-20? ¡Cómo no vamos a estar cabreados!

No se dan cuenta de que esto no tiene nada que ver con sus elecciones. Quieren que nos vayamos a casa, a reflexionar, castigados. Eso sí, quieren que el domingo vayamos todos a las urnas a cumplir con “nuestro deber como ciudadanos”.

Y nuestro deber como ciudadanos está ahora en la calle. Que no nos engañen, que no se aprovechen. Estamos haciendo historia y lo saben. Tal vez no seamos demasiados todavía, tal vez estemos desorganizados, tal vez se nos vaya de las manos, pero hay que intentarlo. Ahora o nunca.


Primero trataron de silenciarnos, de minimizar nuestro impacto. Luego nos trataron con condescendencia. Ahora, asustados, quieren prohibirnos.

La Junta Electoral Central dirá misa. A mi me da igual. Si quiero salir a la calle y hablar con mis amigos, lo haré. Si quiero protestar, también. Es sintomático que consideren que la petición del voto responsable a que se hace referencia en las concentraciones pueda afectar en la campaña electoral. Opinan que influye en la libertad del derecho de los ciudadanos al ejercicio del voto.

Recuerdo que se trata de concentraciones pacíficas. Nos toman por tontos. No se pueden publicar encuestas en la última semana, cualquier acto es propenso a ser anulado por “parcial”, y ahora, no quieren que nos reunamos. La Constitución sirve de poco en estos casos.

Yo propongo a la Junta Electoral Central que establezca quince  jornadas de reflexión y un día de campaña, para variar. Los mítines están llenos de convencidos que rinden pleitesía a sus líderes, que se rompen las manos a aplaudir y que vuelven a casa con el merchandising de su partido favorito. Menos mítines, mayor austeridad. ¿No se trataba de eso?

Las propuestas, el debate y la política están en la calle. Y hasta que no lo entiendan, seguiremos ahí, protestando.

 

Un poco de contextualización nunca viene mal. Esta mañana, con las prisas y con las risas, sólo me molesté en colgar el vídeo, para que todo el mundo pudiera disfrutar de una de mis canciones favoritas.

No sé quién ha hecho el montaje, pero lo felicito. Yo lo he encontrado a través de Twitter. ¡Por fin empiezo a sacar partido a las redes sociales!

Para los despistados, y sobre todo, para los de fuera de Cantabria, los intérpretes principales son José María Fuentes-Pila, candidato a la Alcaldía de Santander por el PRC, (arriba), e Iñigo de la Serna, actual alcalde de la ciudad y en las filas del Partido Popular (abajo).

No podemos olvidar tampoco la participación estelar de Eugenia Gómez de Diego, aspirante a alcaldesa por el PSOE santanderino, haciendo los coros.

Aunque hay vallas publicitarias por toda la ciudad, las que se han usado para el videoclip están a unos pocos metros de mi casa. Prometo que no los había escuchado cantar hasta ahora…

Pues eso. Que les duele la cara de ser tan guapos.

*****ACTUALIZACIÓN: Incorporo a esta entrada la fotografía que aporta Eugenia Gómez de Diego en su blog, y que completa el vídeo con el que TODOS nos hemos reído tanto en los últimos días.

EleccionesEsta semana ha sido más dura de lo que esperaba. La verdad es que me está costando cambiar de año. Tengo de sensación de que estamos viviendo una calma tensa, a la espera de que ocurra lo peor. El cielo azul, el viento sur y las temperaturas que estamos disfrutando en los últimos días en Cantabria tampoco ayudan, no presagian nada bueno. Después, solo puede venir la tormenta. Eso, o la campaña electoral, claro.

Y es que la actividad política de la región parece estar en punto muerto. Los candidatos a presidentes de su Junta Vecinal, los aspirantes a alcaldes, los cabezas de cartel en las próximas elecciones autonómicas… están en sus cuarteles de invierno, contando y recontando a los suyos, analizando encuestas, preparando iniciativas brillantes (y desastrosas, me temo…), en los tacos de salida, preparados para una carrera que va a ser larga.

Ya hemos tenido algunas escaramuzas, algunos cruces de declaraciones, sondeos para todos los gustos, vallas publicitarias fuera de temporada y también alguna que otra inauguración sospechosa. Nada nuevo, por otra parte. Eso sí, aunque parezca primavera, estamos a 15 de enero. Es decir, ¡¡faltan 127 días para las elecciones!!

Los tres grandes partidos que cuentan con representación parlamentaria en Cantabria, —Partido Popular, Partido Regionalista y Partido Socialista–, tienen estrategias muy distintas.

El PP, por ejemplo, sólo aspira a la mayoría absoluta. Está esperando la revancha desde el día en el que perdió el Gobierno regional. Indignado desde entonces, de mal humor porque considera que le han robado algo que le pertenece. En una campaña electoral continua. Pueden llegar exhaustos al 22 de mayo, después de 8 años de dura y solitaria oposición.

El PSC-PSOE, por su parte, está escondido. Supongo que esperando a que pase la crisis… La candidata socialista y vicepresidenta regional está de gira por los pueblos de Cantabria, inaugurando obritas que ha realizado en los últimos años la Dirección General de Administración Local. No parece mucho bagaje. Hace semanas que no se la ve por la sala de prensa del Gobierno, y teniendo en cuenta que es la portavoz del Ejecutivo, no parece una decisión muy recomendable. Esta semana consiguió una portada: ¡Estaba en Bruselas!

Y acabamos con el PRC, que desde que ha descubierto la política 2.0, hay que estar muy atentos a lo que sus representantes dicen a través de sus blogs o videoblogs. Ya sabéis que el hit en cuanto a villancicos se refiere pertenece a Miguel Ángel Revilla y a Benito Díaz con su ‘Belén en la Collada’. Después de estas navidades, Revilla puede decir que es aún más conocido en España. (¿?)

A falta de cuatro meses, nos queda mucho por oír. El Ejecutivo regional parece que ha decidido paralizar su acción. Están más preocupados por tomar posiciones y por rectificar todo aquello que les pueda restar en las urnas. Esta semana hemos tenido tres ejemplos: La paralización de la Ley de Montes, la supresión del PSIR del Bojar, y la modificación de la Ley de Suelo para facilitar las indemnizaciones a los afectados por sentencias firmes de derribo.

Todo un ejemplo de incoherencia política, después de meses defendiendo sus propuestas. Últimamente cuesta encontrar un acuerdo en el Consejo de Gobierno que pueda acaparar la atención mediática.

Queda mucho por ver y por oír. Habrá que sacar el paraguas.