Posts etiquetados ‘Trabajo’

Acabó ayer una semana nefasta, en lo personal y en lo profesional. Una semana cargada de malas noticias. Una semana ni santa, ni leches, y en la que mi actitud ha estado muy cercana a la escena que podéis ver en el vídeo que acompaña este artículo.

Un fragmento de la película ‘Network’, que sirvió de cierre para el taller ‘Construcción de Redes Sociales a través de la Web 2.0’ y que impartió Juan José Cacho dentro de la programación de la Escuela de Jóvenes Líderes para el Cambio.

Una cinta grabada en 1976, cargada de premios, y que se ajusta como un guante a lo que estamos viviendo hoy en día. Muy en la línea de dos fenómenos literarios entrelazados.

Hablo por un lado de ese audaz ‘¡Indignaos!, escrito por el venerable diplomático francés de 93 años Stéphane Hessel, y que se ha convertido en un alegato de movilización destinado a la juventud, que insta a abandonar la indiferencia en estos tiempos adversos.

Hessel se muestra indignado por la absoluta decadencia actual, se pregunta cómo es posible que con las circunstancias del pasado, tras la Segunda Guerra Mundial, se pudiera crear una sociedad relativamente justa a pesar de la precariedad, y hoy, con la abundancia actual, tengamos que tolerar cambios que reducen y tiran por tierra el bienestar obtenido en tiempos mucho más adversos.

Dice, con razón, que Europa está abandonando cobardemente los sólidos principios conseguidos para conciliar la libertad y la igualdad, la economía y una sociedad justa. En esta situación, la ciudadanía no debe callar, la casta política no está a la altura de las necesidades actuales, opina.

El otro libro al que quería hacer mención es ‘Reacciona. 10 razones por las que debes actuar frente a la crisis económica, política y social.

Está prologado por Hessel, y en sus casi 180 páginas leemos las reflexiones de un grupo heterogéneo de profesionales de distintos ámbitos de la vida pública de nuestro país, como son José Luis Sampedro, Javier Pérez de Albéniz, Javier López Facal, Carlos Martínez, Ignacio Escolar, Rosa María Artal, Àngels Martínez i Castells, Juan Torres López, Baltasar Garzón, Federico Mayor Zaragoza, o Lourdes Lucía.

La idea común es la necesidad de tomar postura y actuar, de concienciarnos y despertar. Todavía hay esperanza, dicen, hay soluciones. Defienden que una ciudadanía informada y responsable puede impedir los atropellos. Todos con un mismo rumbo, eso sí, con un objetivo claro: defender la dignidad, la democracia y el bien común.

Ha llegado el momento. El primer paso es reaccionar.

Aprovecharé esta semana de vacaciones “forzosas” para ponerme manos a la obra.

Anuncios

Miradas de admiración, un público entregado, las manos preparadas para rompérselas a aplaudir. Es mi momento. Tengo que decir algo importante. Soy la vicepresidenta regional, la secretaria general de los socialistas cántabros, la candidata a la Presidencia de la Comunidad Autónoma por el PSC-PSOE en las próximas elecciones autonómicas del 22 de mayo.

Soy Dolores Gorostiaga:

“Nos comprometemos a crear 25.000 empleos en la próxima legislatura”.

El contexto lo he añadido yo, es ficción, porque la frase literal la he leído en su Twitter. Me pareció gracioso presentar a la susodicha como se merece.

Eso sí, desde Ideas Efímeras recuerdo a la señora Gorostiaga que ella forma parte del Gobierno de Cantabria desde hace ocho años. También cabe destacar que es la responsable de gestionar el mercado de trabajo en nuestra región, como consejera de Empleo y Bienestar Social que es.

Por todo ello, le agradezco a la vicepresidenta sus buenas intenciones, aunque también que podía haberse puesto manos a la obra un poco antes. Durante estos últimos cuatro años, por ejemplo.

El “puedo prometer y prometo” nos sirve de poco. Estamos en campaña.

Cuando uno está en la oposición, hace promesas, más o menos cuestionables. Cuando uno tiene responsabilidades de Gobierno, ofrece realidades. ¿O no?

Me apunto la fecha, la frase y la promesa. Y me pido uno de esos 25.000 nuevos empleos. Sobre todo si es un trabajo estable y bien remunerado.

Estamos en uno de los peores momentos de los últimos años. No hace falta hablar de crisis para que la palabra aparezca en nuestra cabeza sin remedio. El paro, los recortes sociales o la dificultad para acceder, aún hoy, a una vivienda digna a un precio razonable nos afecta a todos. A los jóvenes, quizá, con más fuerza.

Hoy se reúne el G-20, el Gobierno aprueba la nueva Ley de Cajas de Ahorros en otro guiño a los mercados, se hunde Nueva Rumasa, sube la Bolsa, las protestas se extienden por el mundo árabe… Noticias para todos los gustos.

Estoy en estas cuando me encuentro con una nota de prensa del Consejo de la Juventud de Cantabria.

Dice así:


El Consejo de la Juventud pide que se adopten medidas para que los jóvenes puedan trabajar en su comunidad autónoma

SANTANDER, 18 Feb. (EUROPA PRESS) –

El Consejo de la Juventud de Cantabria (CJC) ha pedido hoy medidas “urgentes y efectivas” para que la generación de jóvenes mejor preparada de la historia pueda demostrar todo su potencial y no se vea abocada, como ocurre ahora, a irse fuera de la región o a aceptar empleos precarios, sin derechos y que casi nunca se ajustan a su perfil profesional.

Asimismo, el Consejo de la Juventud de Cantabria ha asegurado que las perspectivas para los próximos meses “no son nada halagüeñas” para el empleo juvenil en Cantabria.

En este sentido, el CJC ha precisado que esta situación afecta más intensamente a la juventud con estudios universitarios.

Tras recordar que a finales de 2010 había 3.795 parados con formación universitaria, lo que representa un 12,14 por ciento más que hace un año, el CJC ha indicado que entre este colectivo cada día aumentan más las personas que ocultan o enmascaran parte de su formación o experiencia en el currículum para no ser descartados de un proceso de selección de personal por estar sobrecualificados.

Asimismo, desde el CJC han criticado la “escasísima” utilización por parte de los empresarios cántabros de los contratos en prácticas y de formación, las dos modalidades especialmente dirigidas a facilitar la contratación juvenil y que, a pesar de estar bonificados por la reforma laboral, apenas han aumentado un 2 por ciento en 2010.

Frente a ello, el CJC ha denunciado la fraudulenta y masiva utilización del becarios, “una figura sin derechos en la que miles de jóvenes se ven atrapados tanto en la empresa pública como privada”.

Por todo ello, el Consejo de la Juventud de Cantabria ha vuelto ha reivindicar la inmediata puesta en marcha de políticas activas de empleo que permitan de manera efectiva poner fin a esa especie de círculo vicioso en el que se ven inmersos muchos jóvenes.

 

Prometo que las comillas son de la nota de prensa. No he querido ser irónico. Ni una propuesta, ni una iniciativa. Un discurso gastado y oído mil veces. Por algo el Consejo de la Juventud tiene tan mala prensa.

¿Esto es todo lo que podemos ofrecer los jóvenes? ¿En serio?

Era solo un apunte rápido. Para que tengamos algo en lo que reflexionar durante el fin de semana. Otro día entramos en el presupuesto con el que cuenta el Consejo de la Juventud, en qué se gasta ese dinero o quién forma parte de este organismo taaaan respetado. Ahora sí estoy utilizando el sarcasmo.

********ACTUALIZACIÓN: Rosa Mantecón, secretaria de Juventud del sindicato Comisiones Obreras me remite, a través de un comentario en este blog, varios párrafos del comunicado del Consejo de la Juventud de Cantabria a los que no había tenido acceso en el momento de escribir el artículo. Aunque mantengo el tono crítico hacia este organismo, me parece de justicia completar la información.


La alta temporalidad que soporta la juventud la convierte muchas veces en la primera candidata a engrosar las listas del paro lo que, a su vez, dispara la competencia por un trabajo y la aceptación de salarios que no llegan a ser ni mileuristas. Esto estira la dependencia económica de los padres y retrasa la emancipación y la creación de un proyecto personal, que difícilmente se va a combatir con las medidas de choque que fomentan la contratación temporal a tiempo parcial entre los/as menores de 30 años.

Desde el CJC se defiende la necesidad de incentivar el uso de contratos formativos y en prácticas frente al uso fraudulento de la figura del becario, apostando por que en los sectores que mayoritariamente emplean a jóvenes se asegure el cumplimiento de unas condiciones de trabajo dignas y plenamente ajustadas a la legalidad, el desarrollo de programas de empleo para jóvenes con titulaciones universitarias o de formación profesional así como un nuevo modelo organizativo de los ciclos de formación profesional, con el fin de alternar el aprendizaje en el centro formativo con la aplicación real en la empresa a través de un contrato indefinido y a tiempo parcial como ya existe en otras comunidades autónomas, sin dejar en el camino la redirección de los oficios de los talleres de empleo y escuelas taller hacia sectores productivos que contribuyan al cambio de modelo de crecimiento.

Tan importante como salir cuanto antes de la crisis es cómo se sale. Y los y las jóvenes lo queremos hacer con empleos con derechos, de calidad, estables y seguros.

 

Ahora sí, el texto está completo. La fuente a través de la que accedí a este comunicado del Consejo de la Juventud no había incluído los párrafos que aporto ahora, con esta actualización. Pido disculpas a quien corresponda.

La pregunta que lanzo sigue siendo la misma: ¿Protestamos por la situación o proponemos alternativas?