Posts etiquetados ‘Miguel Ángel Portugal’

Francisco Pernía es un hombre-milagro. No puedo pensar otra cosa. Si haces caso de sus palabras, es la persona que menos se equivoca del mundo.

El hombre que durante años nos ha hablado de las maravillas financieras que estaban haciendo en el Racing de Santander. Una cantinela que hemos tenido que escuchar hasta que decidió cambiar de discurso.

A partir de ahí, o la venta o la vida. Un cambio radical de versión en apenas cinco minutos. La nueva teoría venía a ser que o aparecía un comprador con dinero fresco para tapar nuestros agujeros, o la Ley Concursal se cernía sobre nuestras cabezas, como última posibilidad para evitar la disolución del club.

El hombre que continúa como Presidente tras la venta de un equipo al que ha llevado a la ruina con su gestión personalista y atropellada. Presidente con los Montalvo y Presidente con Ahsan Alí Syed. El hombre de confianza de los antiguos dueños. “Los ojos, los oídos y la boca”, palabras textuales, del nuevo propietario, del empresario indio.

Un profesional de hablar y no decir nada. Francisco Pernía reconoce que no sabe de fútbol. Presume de ello. Eso sí, ficha y destituye entrenadores, compra o vende jugadores con un criterio, cuanto menos, difuso. Dice que no sabe de fútbol y se encarga de demostrarlo de manera continua, para que no haya dudas. Como buen expolítico, no peca de falsa modestia.

Ayer cesó a Miguel Ángel Portugal, su técnico de confianza. Una decisión difícil. “Se va un amigo”, dice. Se va, o mejor dicho, lo despide, un año después de presentarlo como la solución a nuestros problemas. El burgalés vino para sacarnos del pozo en el que nos había metido otro iluminado, que también venía a cambiar el fútbol que habíamos visto hasta entonces en El Sardinero.

Juan Ramón López Caro, Miguel Ángel Portugal por dos veces, Marcelino García Toral, Juan Ramón López Muñiz, Juan Carlos Mandiá y el tándem formado por Fede Castaños y Juanjo González. Siete nombres a falta del que venga –todo hace pensar en una nueva etapa de Marcelino— en menos de cinco años. Demasiados cambios para una persona que no se equivoca nunca.

Francisco Pernía acompaña sus decisiones con el latiguillo “rectificar es de sabios”. No estoy de acuerdo. DE SABIOS ES NO EQUIVOCARSE. Francisco Pernía es el culpable.

Anuncios

Surrealismo

Publicado: 9 noviembre, 2010 en Deporte, Fútbol
Etiquetas:, , ,

Dali

Dalí era del Racing

No voy a escribir de arte. Mis protagonistas en este artículo no van a ser ni Salvador Dalí ni Pablo Picasso. Ni mucho menos. Quiero hablar de fútbol, por llamarlo de alguna forma. De lo que ha ocurrido hoy en El Sardinero.

Y es que el encuentro de Copa que han disputado esta noche el Racing de Santander y el Córdoba ha sido de lo más surrealista. El partido más raro al que he asistido nunca.

Es cierto que el temporal no ayudaba: Barro en el campo, lluvia, y gradas desiertas. No sé si habrán llegado a 5.000 los valientes que hemos sufrido este despropósito, con prórroga incluida.

Parecía el típico partido de tercera división, en el que se pueden escuchar las protestas de los jugadores al árbitro o las indicaciones de los entrenadores. También por el fútbol desplegado por ambos equipos, claro.

Un gol del Racing cuando un jugador rival estaba tendido en el césped lesionado, dos goles más con cantada incluida del portero del Córdoba, gol anulado en la prórroga por fuera de juego… Y para rematar, penalti dudoso en el último minuto y eliminados en primera ronda de la competición que más alegrías nos ha dejado en las temporadas anteriores.

Decepción a medias. La eliminatoria se perdió, muy probablemente, en tierras andaluzas.

Para analizar también la actitud del público. En el minuto veinte, con 0-0 en el marcador, primeros gritos de “Portugal, dimisión“.

Un estribillo que se ha repetido con el 1-0, con el 2-0, y con el 3-0. La coherencia por encima de todo. La grada no perdona que se los llame tontos. Con el pitido final, no ha habido tiempo de protestas.

El frío apretaba y el próximo domingo hay fútbol, –o algo parecido–, en Santander. Iremos a verlo. Se avecina tormenta. Otra más. Y esta vez no la anuncian los meteorólogos, sino los periodistas deportivos. Ánimo a todos.