Archivos de la categoría ‘Prensa’

– Yo soy coleccionista a pequeña escala –dijo Corker–. Ese es uno de los motivos por los que me alegró que me enviaran a informar sobre esta noticia.

Seguro que encontraré por allí un montón de cosas útiles. Pero, por lo que he oído contar, va a ser una tarea difícil. Habrá una competencia asesina.

En esto sí que le envidio. Es una suerte trabajar para un diario. No tiene que preocuparse por nada que no sea tener su crónica a punto para la primera edición. Los demás tendremos que pasarnos el día haciendo carreras, tratando de adelantarnos a ustedes.

– ¿Por qué? Los diarios no pueden imprimir sus crónicas antes, porque no hay ediciones anteriores a la primera.

– No, pero suelen publicar la primera que les llega.

– Ya, pero, ¿y si dice exactamente lo mismo que la que llega en segundo lugar, y que la tercera y la cuarta… y todas llegan a tiempo para la misma edición?

Corker le dirigió una mirada entristecida.

– Sabe una cosa, todavía le queda mucho que aprender sobre periodismo. Mírelo de este modo. Una noticia es aquello que le interesa a un tipo al que nada le importa apenas. Y sólo es noticia hasta el momento en que lo ha leído. Después ya no lo es.

A nosotros nos pagan por dar noticias. Si un colega ha enviado la noticia antes que nosotros, la nuestra ya no lo es.

Naturalmente, queda la nota de color. Los reportajes con una nota de color no son más que mucho alboroto por nada. Son fáciles de escribir y fáciles de leer, pero como cuestan muy caros de telégrafo, no podemos enviar más de la cuenta. ¿Entiende?

Durante esa tarde Corker le explicó a William muchos detalles acerca del oficio de periodista.

El Francmaçon levó anclas, avanzó balanceándose por entre colinas de tono ocre, cruzó el estrecho y salió a mar abierto mientras Corker seguía contando las leyendas heroicas de Fleet Street.

Se refirió a los ejemplos clásicos de primicias mundiales y grandes mistificaciones; a las confesiones arrancadas por la fuerza a sospechosos histéricos, a las indirectas y complicadas tergiversaciones, a los inventos lujosamente detallados que formaban la historia contemporánea; a las mentiras atrevidas con las que ciertos tipos habían conseguido subir de categoría

Le contó de qué modo Wenlock Jakes, el periodista mejor pagado de los Estados Unidos, se adelantó a todo el mundo con un sensacional notición el día en que escribió un testimonio presencial del hundimiento del Lusitania, cuatro horas antes de que lo alcanzaran los torpedos; y cómo Hitchcock, el Jakes de la prensa británica, consiguió hacer una crónica diaria de los horrores del terremoto de Mesina sin salir de su despacho de Londres; y de cómo él mismo, Corker, hacía apenas tres meses, había tenido la extraordinaria fortuna de encontrarse con la viuda de un aristócrata con un pie atrapado en un ascensor.

– Fue gracias a eso que me han enviado aquí –dijo Corker–. El jefe me prometió que me daría la primera gran oportunidad que apareciera. Jamás se me hubiera ocurrido que sería esta.

¡Noticia bomba! Evelyn Waugh. Página 88.

Anuncios

Os voy a hablar de una no-noticia. Como sabéis, ayer, 28 de febrero, se celebró el Día de Andalucía. Hasta aquí, bien. Hoy, un periódico regional, el Aquí Diario Cantabria, ha recogido los actos programados en el Centro Andaluz de Santander para conmemorar esta efeméride.

No me canso de repetir que las elecciones están cerca. Hasta el 22 de mayo, a ojos de los políticos, allí donde haya un grupo de más de diez personas, existe la posibilidad de pescar votos.

Pues bien, no sé si por este motivo, pero Aquí Diario ha decidido titular esta no-noticia que nos ocupa con un “Revilla y Mediavilla celebran el Día de Andalucía”. Meeeec. Primer error.

En la foto, muy folclórica ella, aparece el Presidente de Cantabria rodeado de un grupo de mujeres vestidas de sevillanas. Ni rastro de Vicente Mediavilla, consejero de Presidencia y Justicia. Sobre todo porque, según me han asegurado, este último no apareció.

Cierto que su presencia estaba anunciada, pero la agenda manda. Un error cometido, supongo, porque ningún redactor de este diario se desplazó a cubrir el evento. Tampoco sé si habría un fotográfo, dado que la imagen no aparece firmada y podría tratarse simplemente de un trabajo del Gabinete de Prensa del Gobierno, que cubre los actos en los que participa el Jefe del Ejecutivo autonómico.

No quiero ser cruel, sobre todo porque la situación de los medios de comunicación en Cantabria no está como para tirar cohetes, hay que dosificar esfuerzos y optimizar los recursos disponibles.

Lo cómico viene a partir de aquí. La no-noticia tiene aproximadamente veinte líneas. En las cinco primeras se explica que Miguel Ángel Revilla y Vicente Mediavilla, como he dicho antes, asistieron a los actos organizados por el Centro Andaluz de Santander con motivo del Día de Andalucía. El resto, puro absurdo, con unas pequeñas gotas de folclore regional:

El Día de Andalucía se celebra todos los años el 28 de febrero para conmemorar el referéndum del año 1980, que dio autonomía plena a la comunidad andaluza. En muchos pueblos y ciudades se decoran los balcones, donde se cuelga la bandera de Andalucía en las rejas y se celebran concursos de patios andaluces, entre otros. En los colegios andaluces el 28 de febrero no es lectivo, pero durante el día anterior es conmemorado con la toma de un desayuno andaluz, generalmente a base de pan con aceite de oliva, se realizan varias actividades tanto a nivel de aula como de centro y se canta el Himno de Andalucía.

Es literal, en serio. En concreto, literalmente copiado de Intenet. No me puedo aguantar la risa: Se cuelgan banderas de Andalucía ¿en las rejas?, se celebran concursos de balcones andaluces ¿entre otros? y en los colegios, los niños toman desayunos andaluces y cantan el Himno andaluz, valga la redundancia, que se suele decir.

A alguien le funcionó demasiado bien Wikipedia y el corta y pega le quedó de lo más curioso. Muy folclórico todo. Hecho en falta un “Andalucía y olé” para cerrar la no-noticia… Pues no tienen pocos tópicos encima los andaluces como para hacer un texto de lo más simpático… ¡Si ni siquiera han hablado de Lepe!

Que conste que si escribo esto es porque el texto no va firmado. No quiero ofender a nadie. Mis respetos para los trabajadores de este medio de no-comunicación pero, igual es que hacer un periódico con una plantilla reducida, con unas condiciones laborales cuestionables y un ERE a sus espaldas se deja notar en la calidad. Digo yo.

****ACTUALIZACIÓN: Supongo que he herido sensibilidades. He recibido un correo MUY DESAGRADABLE insultándome a consecuencia de este post. El autor/a del mismo debería de tener un poco más de respeto. Yo no he querido humillar a nadie, pero, ¿está copiado o no está copiado? En lo sucesivo, que modere su lenguaje. Identificar una IP es muy sencillo.

Superhéroes“Seré  breve”. Así es como suele comenzar sus alocuciones nuestro protagonista de hoy. Me permito honrar de esta manera al héroe del día. Me falta su media sonrisa, su caída de ojos y sus trajes elegantes. De momento, le imito  simplemente en su discurso, que no es poco.

Y seré breve porque a estas horas, todos estaréis enterados de lo que es la noticia del día:

El alcalde de Santander y su escolta atrapan a un ladrón en plena huida

Que diga que es la noticia del día no es un hecho al azar, no trato de exagerar a través de una anécdota. A estas horas, a punto de acabar la jornada, las peripecias de Íñigo de la Serna se sitúan como lo más visto en la página web de El Diario Montañés.

El texto, que firma Gonzalo Sellers, no deja lugar a dudas sobre la valentía de nuestro regidor municipal:

A las 14.30 horas del pasado martes, E. F., un delincuente habitual conocido por la Policía Nacional, entró en el establecimiento y segundos después salió con 313 euros en ropa robada bajo el brazo. El dueño de la tienda, al percatarse de lo ocurrido, salió corriendo detrás de él, y los dos emprendieron una persecución por las calles de la ciudad. Pero todavía faltaban por aparecer dos actores protagonistas en esta película.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, y su escolta acababan de salir del Ayuntamiento en el coche oficial cuando, a la altura de la calle Cádiz, se fijaron en el joven con chándal y sudadera azul que corría «a toda pastilla», según testigos del suceso, mientras era perseguido, a una distancia de 30 metros, por el dueño de la tienda.

La persecución continuó por las calles Lealtad, Isabel II y, de nuevo, por Cádiz. Ladrón y víctima a pie, y alcalde y guardaespaldas en coche mientras llamaban a la Policía y buscaban un lugar para poder interceptarlo. Tras esos minutos de incertidumbre, el conductor del vehículo oficial se adelantó y lo detuvo junto al Hotel Bahía. Del interior salieron De la Serna y su escolta, que es agente de la policía nacional.

Según los testigos de la escena, el ladrón, al verse acorralado, tiró la ropa al suelo, pero no pudo evitar que el guardaespaldas del alcalde le inmovilizara. Mientras se revolvía en el suelo, el joven increpó al policía: «¡Quítame las manos de encima o vas a tener problemas!». De la Serna le respondió: «No, el problema lo vas a tener tú porque este señor es policía». Y, entonces, el delincuente comenzó a pedir disculpas. El escolta lo llevó posteriormente a Stradivarius donde fue detenido por la Policía.

Algunos de los que vieron la escena desde el coche tocaron el claxon mientras se dirigían al alcalde. «Es que tengo que estar en todo», bromeó De la Serna.

Tanto el ladrón como el propietario de la tienda comparecerán en el juicio rápido que tendrá lugar, presumiblemente, esta semana. Al delincuente no le espera más que una sanción económica al tratarse de una falta -sólo es delito cuando lo robado supera los 400 euros-.

Como os decía, seguramente a estas alturas ya estaréis enterados todos, pero me permito aportaros el texto para para los que no tenéis el gusto de leer El Diario Montañés todos los días. Que haberlos, haylos, me consta.

Varias consideraciones. En primer lugar, ¿cuánta ropa robó ese chico? Como me decía esta mañana una compañera, teniendo en cuenta que estamos en rebajas y que los precios de Stradivarius no son excesivamente prohibitivos, ¿cómo iba de cargado para llevar 313 euros en trapitos?

Más cosas. Para los que no conozcan Santander, desde la tienda de la que estamos hablando hasta el lugar en el que fue detenido el supuesto ladrón habrá, aproximadamente, 260 metros. A pie, tres minutos. Cargado de ropa robada… ¿un poco menos? ¿En coche? Imposible de calcular. Depende del tráfico.

No podemos negar que la noticia tiene su colorido. Una persecución propia de uno de esos programas estadounidenses de Breaking News. El alcalde, el escolta y el conductor, en el vehículo. El ladrón adolescente, corriendo. A pocos metros de él, el propietario de la tienda. En las atestadas aceras del centro, cientos de fumadores presenciando la escena. Impresionante, sin duda. Desde luego, una noticia de portada.

Según se puede leer en el texto, “el conductor del vehículo oficial se adelantó y lo detuvo junto al Hotel Bahía”. Según los testigos de la escena, –y sigo citando la noticia–, “el ladrón, al verse acorralado, tiró la ropa al suelo, pero no pudo evitar que el guardaespaldas del alcalde le inmovilizara”.

No sé qué me pasa, pero no logro ver por ningún lado la intervención del alcalde. ¿Qué hizo Iñigo de la Serna? ¿Tener guardaespaldas y coche oficial? ¿En serio que esto es una noticia o un chascarrillo?

Aunque para bromas, la del alcalde: “Es que tengo que estar en todo” . Aplausos del público y se cierra el telón de esta comedia bufa. Le faltó decir: “Soy imprescindible para esta ciudad. No podéis vivir sin mi”. También en bromas, ¿eh? Por supuesto.

Tras anteriores entregas del Alcalde-Superhéroe, después de su lucha contra Los Villanos de la Tierruca, –léase Agustín Ibáñez, Miguel Ángel Revilla o Dolores Gorostiaga–, tras su enfrentamiento con los molinos de viento cuál Quijote del siglo XXI, El Intocable nos deleita en esta ocasión, con una nueva victoria contra El Imperio del Mal y los Ladrones del Stradivarius. Otra vez, el personaje convertido en noticia.

Pretendía ser breve, pero no lo he conseguido. También pretendía hacer un relato de humor, pero se me ha escapado la mala leche. Igual es que este asunto no tiene ni pizca de gracia.

El día después, casi todos coinciden. El análisis es simple. Hemos avanzado, pero no lo suficiente. Destacaría la portada de La Razón, con ese juego de palabras: TRETA. Los más originales. Por lo demás, hoy, sin que sirva de precedente, conviene leer el Gara, por aquello de la exclusiva…

Por cierto, he visto que poco antes del mediodía algunos medios de comunicación ya publicaban la noticia de que ETA podía anunciar  un alto el fuego “permanente, general y verificable”. Sin embargo, esta exclusiva circulaba por internet desde una hora antes, desde las once de la mañana, más o menos. La noticia se publicó por error en Twitter y rápidamente circuló por la red.

Es habitual que los medios de comunicación cuando cuentan con una exclusiva preparen esa noticia con antelación. También lo es, que dada la importancia hoy en día de las redes sociales, los medios distribuyan automáticamente sus contenidos en éstas para llegar en el menor tiempo a un mayor número de gente.

Lo hacen mediante los RSS, un formato para compartir contenidos en la web que se actualiza de forma automática. Esto es, si estás dado de alta en la página de Gara, por ejemplo, recibes de forma autómatica los contenidos que publiquen.

Y eso fue lo que le pasó a Gara, que no publicó la noticia en su web, pero mientras la preparaba, el RSS del diario digital lanzó la noticia antes de lo que preveían.

Un punto para Twitter. Habrá que suscribirse a Gara, mal que me pese…